Divorcios contenciosos

Deja un comentario

Divorcios contenciosos

En el artículo de hoy trataremos en profundidad los divorcios contenciosos. Hablaremos en primer lugar de qué son y qué desventajas tienen, para más adelante ver sus características y el procedimiento a realizar.

Qué son los divorcios contenciosos

El divorcio contencioso es la separación del vínculo conyugal que se realiza ante un juez, por el hecho de no existir acuerdo sobre la solicitud de divorcio o los contenidos propios del convenio regulador. No requiere consentimiento de la otra parte ni alegar causas.

Desventajas de los divorcios contenciosos

El divorcio contencioso tiene una serie de desventajas. Este procedimiento es largo y costoso económicamente. Además, se genera una mayor incertidumbre, ya que al no haber acuerdo, la decisión final es la que dictamine el Juez.

Características de los divorcios contenciosos

El divorcio contencioso está regulado por el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y tiene las siguientes características:

  • Se aplica cuando no existe acuerdo entre los cónyuges sobre la solicitud de divorcio o los términos del convenio regulador.
  • Puede ser iniciado por cualquiera de los cónyuges, no siendo necesario el consentimiento de la otra parte.
  • No puede solicitarse antes de los tres meses de haber contraído matrimonio, salvo que exista riesgo para la vida o la integridad física, psíquica o económica de la parte que inicia la solicitud de divorcio.
  • Se pueden solicitar medidas temporales destinadas a regular en forma provisional las cuestiones relacionadas con los hijos, vivienda, alimentos, régimen de visitas, cargas del matrimonio, …
  • Finaliza con una sentencia de divorcio, en la que el juez establece las condiciones, que pueden o no satisfacer las aspiraciones de las partes.
  • En cualquier momento del proceso de divorcio, las partes pueden pedir que el procedimiento continúe siguiendo los trámites del divorcio de mutuo acuerdo, algo bastante recomendable.

Procedimiento de los divorcios contenciosos

El procedimiento de divorcio contencioso se regula en los artículos 769 y 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Las reglas esenciales son las siguientes:

  • La demanda se debe presentar en el juzgado competente. Este es el Juzgado de Primera Instancia del domicilio conyugal, que es el último domicilio del matrimonio o domicilio de la parte demandada. Debe contener las aspiraciones del demandante, como son la distribución de los bienes, custodia de los hijos, pensión de alimentos, pensión compensatoria, …
  • El divorcio contencioso es un procedimiento oral.
  • Cada parte debe estar representada por su abogado de familia y procurador de pago, teniendo que ser estos diferentes para cada uno. Si la parte demandada no puede pagar a estos profesionales, puede solicitar un abogado de oficio.
  • El demandante debe presentar documentación que apoye la demanda. Esta documentación comprende el certificado de matrimonio, partidas de nacimiento de los hijos (en el caso de tener hijos), certificado de empadronamiento, escrituras que acrediten los vienen gananciales, certificados bancarios, contratos de trabajo y nóminas, entre otros.
  • En el caso de haber hijos menores, también es notificado de la demanda el Ministerio Fiscal. Cuando hay hijos mayores de 12 años o con suficiente juicio, la Ley de Enjuiciamiento Civil indica que éstos deben ser escuchados respecto de las cuestiones relacionadas con su guarda y custodia. Esta posibilidad también consta en el artículo 9 de la Ley de Protección al Menor y en la Convención Internacional de los Derechos del Niño.
  • La parte demandada puede contestar o no la demanda. En el primer caso puede exponer sus propias aspiraciones, o simplemente acudir para informarse de la resolución del juez. El plazo para la contestación de la demanda es de 20 días a partir de la notificación. Junto con la contestación de la demanda puede proponer amonestación.
  • El proceso contempla una vista, que es una audiencia pública en la que se reúnen las partes para ratificar o rectificar sus pretensiones y se presentan pruebas.
  • Una vez realizados todos los pasos necesarios, el juez dicta sentencia decretando el divorcio y estableciendo las condiciones que funcionarán en adelante.

En conclusión, en los procedimientos de divorcio contencioso hay mucho en juego, ya que muchos de los aspectos a determinar, tales como la custodia de los hijos, la atribución de la vivienda familiar, la pensión de alimentos o la pensión compensatoria, entre otros, tienen importantes efectos familiares y económicos durante años.

Un resultado desfavorable puede implicar el tener que pagar durante años una pensión de alimentos más alta de lo que podría haberse conseguido, o percibir una pensión más baja de la que se podría haber logrado, o tener hasta la mayoría de edad de los hijos un régimen de custodia no deseado…

Es por ello que se vuelve fundamental contar con un buen abogado en estos casos. Por eso me pongo a tu entera disposición para ayudarte con el proceso y aumentar tus posibilidades de tener éxito.

Esperamos que os haya gustado y resultado útil este post sobre los divorcios contenciosos.

Lafuente Mozas Abogados 2021 ©. Todos los derechos reservados
Página web desarrollada por El Ático de las Ideas